Trucos para la limpieza de las plantas

limpieza-de-las-plantas_01El polvo sobre las hojas y tallos afecta a las plantas pudiendo desencadenar ciertos trastornos. Las hojas se pueden volver amarillentas o bien la suciedad puede devenir en enfermedades pues cuando una planta está sucia facilita el ataque de plagas y enfermedades.

Lo más sencillo para tener plantas limpias es pasar un paño de forma regular para así retirar el polvo que se acumula a lo largo de los días. Pero lo más importante no es hacerlo de forma superficial sino profunda.

Una manera de hacerlo es con una esponja suave y pasarla con cuidado en todos los sectores de la planta para luego secar con un paño seco que esté siempre limpio. Un truco efectivo es impregnar previamente la esponja en cerveza pues la bebida ayuda a eliminar los rastros de suciedad, sobre todo en el caso de plantas de hojas grandes como el Ficus, las Marquesas o el Crotón.

limpieza-de-las-plantas_02Cuando en cambio se trata de especies pequeñas como sucede con los bonsai, puedes utilizar un pincel de pelo fino para quitar el polvo pues hay zonas a las que es difícil llegar con un paño.

Hay que tener cuidado si se trata de plantas con flores, en especial durante la época de floración pues entonces las flores no deben mojarse. Lo que puedes hacer es utilizar una cucharada de gel de ducha diluido en un litro de agua para entonces pulverizar la planta con cuidado.

El vinagre es otro gran aliado para la limpieza de plantas aunque no puede ser utilizado en todos los casos. Recurre a él sólo si notas que las plantas presentan las típicas manchas blancas que indican que la planta ha sido regada con un agua que tiene demasiada cal. En este caso, mezcla una cucharada sopera de vinagre en un litro de agua y limpia con un pulverizador.

Fuente: jardineriaon.com

Esta entrada fue publicada en Consejos, Plantas y flores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *