Mitos sobre el cuidado de las plantas de interiores

plantas-de-interior_02Mito 1. Las plantas de interiores necesitan la luz directa del sol.
Sólo algunas de las plantas de interiores se benefician de la luz solar. De hecho, la mayoría de las plantas de interiores tienden a tener manchas de quemaduras por recibir directamente los rayos solares. Hay plantas que necesitan mucha luz, eso no significa que necesiten estar bajo los rayos del sol.

Mito 2. Las hojas amarillas o cafés significa que tienen exceso de agua. 
Estos síntomas pueden tener otras causas; tales como ausencia de agua, luz inadecuada, exceso de fertilizante, agua muy ácida o una tierra de baja calidad.

plantas-de-interior_03Mito 3. Las plantas crecerán más grandes si se transplantan a lugares más grandes.
Con frecuencia, las plantas que se transplantan ponen mucha de su energía en hacer crecer sus raíces, a expensas de las hojas y flores. Además, las plantas con macetas muy grandes tienden a sufrir de raíces podridas.

Mito 4. Las plantas enfermas se curarán con fertilizantes.
Los fertilizantes no son medicina, sólo son nutrientes que facilitan el crecimiento vigoroso. No puedes forzar a las plantas a usar más nutrientes de los que realmente necesita. El exceso de nutrientes acumulados en la tierra tiende a quemar las raíces, causando la descoloración de las hojas. Las plantas enfermas absorben menos nutrientes que las plantas saludables.

plantas-de-interior_01Mito 5. Las plantas de interiores necesitan grandes cantidades de humedad.
La mayoría de las plantas de interiores tienen la capacidad de adaptarse a un medio ambiente seco. Aunque la mayoría de ellas –salvo las suculentas– provienen de hábitats naturales más húmedos, pueden sobrevivir con niveles bajos de humedad siempre y cuando reciban la humedad necesaria a través de sus raíces.

Mito 6. Los pesticidas químicos son la única manera efectiva para eliminar pestes.
No, existen maneras más saludables y efectivas para tratar pestes en las plantas.

Fuente: ecoosfera.com

Esta entrada fue publicada en Artículos, Plantas y flores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *