La ubicación de los cactus

cactus_01Los cactus son mucho más resistentes de lo que pensamos, pero no tanto como creíamos. A lo largo de su evolución han tenido que ir adaptándose a vivir en un terreno con un suelo muy arenoso que sólo se baña por las lluvias del monzón. Pero sólo con estas aguas no podrían existir. Para mantenerse con vida, han sustituido las hojas por espinas, recayendo la tarea de la fotosíntesis en el cuerpo del cactus. Y aún hay más: cada mañana, los poros del propio cuerpo se encargan de absorber el rocío. Así, aunque sea poca el agua que ”beben”, es más que suficiente para subsistir.

cactus_03Sabiendo esto, tenemos que ubicar nuestros cactus en una zona soleada, utilizando un sustrato con buen drenaje (se puede mezclar turba negra con perlita a partes iguales), y regar una vez por semana en verano y cada 10-15 días el resto del año. Tampoco hay que olvidarse del abono ya que sin él podría acabar teniendo problemas de crecimiento y desarrollo. Abonar desde primavera hasta finales del verano con un abono específico para plantas cactáceas, o con un abono natural como el guano.

cactus_02

Esta entrada fue publicada en Plantas y flores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *